Me como Águilas

Bienvenido Gastroguileño

``Como una majestuosa Águila, este blog será un depredador de restaurantes, eventos y actividades gastronómicas. Bares, cafeterías, pastelerías, heladerías y mercados. No se escaparán de sus garras.``

Unos Gastroguileños

Sobre Nosotros

Aguileños, enamorados de Águilas y adictos a la gastronomía, siempre en busca de nuevos sabores y sensaciones.

Como una majestuosa Águila, este blog será un depredador de restaurantes, eventos y actividades gastronómicas. Bares, cafeterías, pastelerías, heladerías y mercados. No se escaparán de sus garras.

La tendencia de “Me como Águilas” será contar la experiencia gastronómica, siendo un altavoz de lo positivo y constructivo, huyendo de la crítica desaprensiva que tan de moda está y tanto daño hace injustamente a muchos hosteleros.

Nuestras experiencias os las contaremos tal como las vivamos y disfrutemos. El punto de vista, no será el mejor ni el peor, será nuestra humilde opinión.

Nos encantan los maridajes, catas, jornadas gastronómicas, rutas de la tapa y ferias que compartiremos con todos vosotros. También mostraremos donde desayunar, tomar un buen aperitivo, menús del día, comidas para llevar, los dulces placeres que nos deleitan los grandes profesionales de la pastelería y heladería, un café bien tirado y una copa perfectamente preparada.

En nuestro punto de mira también está mostrar los productos de nuestra tierra en mercados, lonja, fruterías, pescaderías y carnicerías locales, porque Águilas también nos la podemos comer en nuestro hogar.

Disfrutamos, si es hecho con cariño y pasión, de un montadito de lomo, como del plato más creativo y vanguardista de alta cocina.

Sabiendo lo grande que se está haciendo Águilas gastronómicamente, siendo un referente regional, teniendo grandes cocineros y una gran oferta y variedad, hemos decidido a crear este blog animado por amigos, familia e incluso hosteleros.

Hemos aceptado el reto de mostrarle a aguileños, turistas y visitantes como comerse Águilas.

Gastroguileños y Gastroguileñas, ¡¡¡vamos o que “mirah”!!!